Por un Trabajo Digno, es un proyecto de la Comisión Ejecutiva Confederal de UGT, iniciado en el año 2006 gracias a la financiación de la Dirección General de Inclusión y Atención Humanitaria, del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones (MISSM), y desde el año 2007 también cofinanciado por el Fondo Social Europeo (FSE), en el marco de los distintos Programas Operativos (“P.O. Lucha contra la discriminación 2007-2013” y “P. O. de Inclusión Social y de la Economía Social 2014-2020”). Este proyecto de sensibilización, tiene como objetivo prevenir la discriminación en el acceso y permanencia en el empleo así como promover la igualdad de trato en el ámbito laboral entre las personas nacionales de terceros países y la población autóctona. Entre sus acciones: sensibilizar a la sociedad mediante el Boletín Por un Trabajo Digno; informar a los trabajadores y trabajadoras sobre sus derechos y obligaciones en el ámbito laboral, elaborando y difundiendo material informativo específico; y realizar campañas de sensibilización contra la discriminación y los prejuicios como la campaña #TrabajoLibreDeBulos; dedicando siempre una especial atención a las mujeres trabajadoras extranjeras no comunitarias, así como a las personas de nacionalidad extracomunitaria que se encuentran en situación de riesgo de pobreza o exclusión.

Email

migraciones@cec.ugt.org

Teléfono

(+34) 915 897 100

Dirección

Avda. de América, 25
28002 Madrid

Avance histórico para las trabajadoras del hogar

La Unión General de Trabajadoras y Trabajadores valora positivamente que el borrador del Gobierno incluya a las trabajadoras del hogar en la Ley de Prevención de riesgos laborales y en el FOGASA, así como el establecimiento de la cotización y prestación por desempleo, y espera que, ahora sí, el Gobierno se decida a abrir el Diálogo Social con los Interlocutores Sociales en esta materia. 

UGT valora positivamente el avance que supone acabar con la evidente discriminación por razón de sexo que suponía la exclusión de las trabajadoras del hogar de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, así como de la cotización y protección por desempleo y del FOGASA. Pero recuerda que los avances que supuso la normativa hoy en vigor fueron el resultado del Diálogo Social. Por ello espera que el Gobierno, una vez aprobado el texto en Consejo de Ministros, aborde con los interlocutores sociales el contenido de un borrador, que pese a ser positivo, es insuficiente. 

UGT cree que la figura del desistimiento desaparece solo en la forma, no en el fondo, aunque valora el efecto positivo que tendrá denominarlo despido para evitar la inaplicación de la nulidad en los casos de despidos de trabajadoras embarazadas. Por otra parte, considera que es preciso aclarar un sistema de bonificaciones y reducciones complejo, y abordar otras cuestiones que son igualmente urgentes. Entre ellas, el objeto de esta relación laboral, cuya ambigüedad ha dado lugar a la utilización fraudulenta de la relación laboral especial para contratar cuidados especializados, la intervención de agencias de colocación o plataformas digitales, el incremento de la indemnización por extinción del contrato, la falta de regulación del trabajo nocturno y el trabajo como interna, el uso abusivo de las horas de presencia o como establecer una verdadera y eficaz vigilancia laboral que evite los abusos. 

El sindicato seguirá trabajando, a nivel nacional e internacional, para lograr una equiparación completa para las mujeres trabajadoras del hogar, muchas de ellas de nacionalidad extranjera. En este sentido, recuerda que el Parlamento Europeo aprobó una Resolución para el reconocimiento y la profesionalización del sector doméstico en la Unión Europea, que incorporaba propuestas de Federación de Servicios Movilidad y Consumo de UGT a través de la Federación Europea de Sindicatos de la Alimentación, la Agricultura y el Turismo (EFFAT), representante de las personas trabajadoras domésticas europeas.