Por un Trabajo Digno, es un proyecto de la Comisión Ejecutiva Confederal de UGT, iniciado en el año 2006 gracias a la financiación de la Dirección General de Inclusión y Atención Humanitaria, del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones (MISSM), y desde el año 2007 también cofinanciado por el Fondo Social Europeo (FSE), en el marco de los distintos Programas Operativos (“P.O. Lucha contra la discriminación 2007-2013” y “P. O. de Inclusión Social y de la Economía Social 2014-2020”). Este proyecto de sensibilización, tiene como objetivo prevenir la discriminación en el acceso y permanencia en el empleo así como promover la igualdad de trato en el ámbito laboral entre las personas nacionales de terceros países y la población autóctona. Entre sus acciones: sensibilizar a la sociedad mediante el Boletín Por un Trabajo Digno; informar a los trabajadores y trabajadoras sobre sus derechos y obligaciones en el ámbito laboral, elaborando y difundiendo material informativo específico; y realizar campañas de sensibilización contra la discriminación y los prejuicios como la campaña #TrabajoLibreDeBulos; dedicando siempre una especial atención a las mujeres trabajadoras extranjeras no comunitarias, así como a las personas de nacionalidad extracomunitaria que se encuentran en situación de riesgo de pobreza o exclusión.

Email

migraciones@cec.ugt.org

Teléfono

(+34) 915 897 100

Dirección

Avda. de América, 25
28002 Madrid

La UE aprueba el permiso inmediato de residencia, trabajo y educación para los refugiados de Ucrania

Los 27 ministros de Interior de la UE pactan garantizar protección automática temporal en la Unión a quienes huyan de los bombardeos rusos: según Bruselas, ya son más de un millón.

La Unión General de Trabajadoras y Trabajadores valora la «decisión histórica» de la Comisión Europea de activar, por primera vez en la historia, la directiva de protección temporal, que garantiza la acogida automática de quienes huyen de una guerra en toda la UE. Un acuerdo que da protección temporal a ciudadanos ucranianos y sus familias. A los residentes de terceros países de larga duración en Ucrania se les podrá aplicar la directiva de protección temporal automáticamente o conceder un estatus adecuado o equivalente recogido en la legislación nacional del país de acogida.

La decisión ha sido tomada por los 27 ministros de Interior reunidos este jueves en Bruselas, 24 horas después de que la Comisión Europea presentara la propuesta de activación de la directiva, que concede permiso de residencia, de trabajo y acceso a educación a los desplazados por la invasión rusa durante un año, prorrogable hasta tres, para todas las personas que huyen de Ucrania.

La activación de la directiva de protección internacional se asegura la acogida de los refugiados en cualquiera de los 27 países de la UE, ya sea porque busquen la acogida donde tengan familia o porque sean repartidos para no saturar a los países vecinos, como Polonia, Hungría, Eslovaquia y Rumanía, donde se va a ubicar el hub de coordinación, según ha anunciado este jueves la presidenta de la Comisión Europea, Úrsula von der Leyen.

UGT, implicada y comprometida con la solidaridad

Se han recibido un millón de refugiados de Ucrania, y pueden llegar otros millones más. En este sentido, UGT reclama la necesidad de impulsar la solidaridad para dar la protección que necesitan. Es importante que se cubra a todos los refugiados y refugiadas a partir del 24 de febrero.
Desde UGT, comprometida e implicada activamente en la solidaridad con el pueblo ucraniano, valoramos la unidad, el compromiso y la solidaridad mostrada por la UE en este conflicto. Además, celebramos la rapidez en la toma de esta decisión, que si bien se pudo abordar antes, se ha tomado, una vez presentada la propuesta por la Comisión, con celeridad y unanimidad. Por ello, el sindicato reclama que estas primeras decisiones se materialicen en políticas a medio y largo plazo, pues los efectos sociales del conflicto serán de extrema gravedad y requerirán de todos los esfuerzos necesarios de nuestras instituciones europeas.

La decisión de Putin de invadir Ucrania es un flagrante incumplimiento del derecho internacional y un intento feroz de frenar la construcción del espacio político europeo y de la que se deben derivar responsabilidades internacionales. Por todo ello, la UE debe tomar todas las medidas oportunas para lograr la cesación de hostilidades por parte del gobierno ruso y el establecimiento de vías de ayuda humanitaria que defiendan y promocionen sus valores fundamentales que son: la libertad, la democracia, la igualdad, la dignidad, los derechos humanos y el estado de Derecho, la solidaridad y la protección para todos y todas.